Siguenos en facebook:

LA DELICIOSA SEROTONINA DEL CHOCOLATE



A pesar de que los médicos se están poniendo chungos sobre las virtudes del delicioso manjar de cacao hay que reconocer que el chocolate puede ser el mejor amigo de la mujer. Y es que cuando alguien “necesita chocolate”tiene mucha más razón que alguien que “necesite un cigarro”. Me explico.



El chocolate implica un aumento de triptófano en sangre, el cual es precursor de la serotonina. ¿Qué es la serotonina?Básicamente es un neurotransmisor que actúa, entre otras cosas, en la inhibición del enfado, el humor, el sueño, la sexualidad, y el apetito. Que tomen nota los novios que siempre regalan bombones a las implicaciones de esta revelación. Lo curioso es que parece comprobado que los síntomas que puede aliviar la ingesta de chocolate son exactamente los mismos que produce la depresión.




Puestos a encontrar estimulantes naturales el chocolate posee también feniletilamina, bautizada por Michael Liebowitz como la "molécula del amor”. ¿Por qué?


Según el autor (aunque rebatido científicamente) el chocolate actúa directamente estimulando la zona del cerebro del“enamoramiento” y en caso contrario puede paliar la depresión producida por una ruptura sentimental. ¿Había ya hecho un llamamiento a los novios indecisos?

Visualizo a mi Bridget Jonescon sus mantas imposibles enterrada en una tonelada de chocolate (o de alcohol, cuyos beneficios no descarto analizar en breve) y ahora entiendo que en realidad su plan es incluso inteligente. ¡Esa chica si que sabe! Porque el chocolate no sólo es un sustituto del sexo, también es un estimulante que propicia el deseo. ¿He dicho algo a los novios poco detallistas en este post? Así que cuando nuestra querida Bridget despierta de su letargo está preparada para cualquier cosa con un chute de azúcar y dos maromos en edad de merecer.

Más complicado lo tiente laDoctora Gretchen Haaseque usa dosis inhumanas del dulce manjar a diestro y siniestro en lugar de ahogar sus penas en Vicodina a lo House. Y eso demuestra una vez más que las mujeres somos diferentes…

Visto así el hecho de comerse del tirón una tableta Valor o devorar un helado de dos litros viendo la tele en el salón parece más una terapia que un atracón.






cosettejones.blogspot.com